Adelgazar con Hipnosis

Excepto en los casos que la obesidad es genética, mórbida o endocrina, sin duda se trata de obesidad adquirida por malos hábitos o por factores psicosomáticos que pueden generar ansiedad, tensión, y nerviosismo.

Cualquier persona que por motivos emocionales o factores psicosomáticos que descarga sus frustraciones de forma auto destructiva, tendrá diversos comportamientos, desde una forma compulsiva de comer a una anorexia o bulimia.

Cuando una persona adquiere un mal hábito, como por ejemplo comer mientras ve la televisión, o bien fumar, ese comportamiento con el tiempo se hace automático, y el problema es, que mientras se ve televisión o se escucha música, sin darnos cuenta, entramos en un estado de concentración que nos hace perder la noción de lo que comemos.

Ese estado que provoca la televisión, la música o como comer mientras chateamos en el ordenador, o en el trabajo, o el picoteo en casa a cualquier hora, termina creando por repetición una sugestión hipnótica, que se refuerza en nuestra mente inconsciente.

Con la hipnosis se puede parar ese patrón de conducta y por lo tanto perder el peso deseado al mismo tiempo que la autoestima y su fuerza de voluntad aumenta en el cliente.

Otros tratamientos

La hipnosis terapéutica ayuda con la baja autoestima, el insomnio, el dolor crónico. Además ayuda a reducir los síntomas de irritación del colón, onicofacia (morderse las uñas), tricotilomanía (arrancarse el pelo), soriasis y brusismo entre otros temas en donde la mente juegue un papel importante.

Contáctame con cualquier pregunta que tengas. La hipnosis en principio no se usa con personas que sufren de esquizofrenia o psicosis por razones de poseer un inconsciente más impredecible y puede provocar la aparición de más trastornos. Para estas dos condiciones es muy efectivo PNL bajo la directriz de un profesional de psiquiatría o psicoterápia.